viernes, 28 de noviembre de 2008

Sin salidas


Resumen de uno de los muchos debates que enfrentan a David Bravo con la SGAE. Es bochornoso ver como tipos trajeados y políticamente correctos son incapaces de aceptar lo que es evidente y no quieren darse ni puta cuenta de que se les ve el plumero por todas partes. Vergüenza ajena dan esta panda de impresentables cuyas actitudes se asemejan a la cabezonería infantil pero con la adultísima intención de seguir ganando mucha pasta.

Es curioso, cuando lo piensas, que los verdaderos creadores de este "problema" sean los intermediarios que existen entre los autores y los oyentes-lectores, a saber, sociedades de gestión de derechos y discográficas. Y encima tienen la desfachatez y el poco sentido del ridículo como para esperar que la sociedad y el codigo penal se adapte a sus negocios olvidando por completo que tiene que ser, y que va a ser, al revés.

Que les den mucho por culo.

No hay comentarios: